Paso de Palio de María Santísima de la Caridad y Consolación

paso de palio

Los elementos de orfebrería del paso de Palio de María Santísima de la Caridad y Consolación han sido ejecutados en los Talleres Orovio de la Torre ( Ciudad Real) bajo el diseño exclusivo para la Hermandad de D. Pedro Palenciano Olivares (Andújar)

Destacan del la canastilla tres capillas alusivas a las virtudes teologales, Caridad (capilla central de la delantera) y Caridad y Esperanza ( capillas centrales de los costeros). As mismo se reparten diversos medallones que hacen referencia a pasajes sobre la vida de la Virgen María, alternándose con columnas y jarras de azucenas. En la trasera figuran los escudos del San Juan Pablo II y de la Fundación María Santísima de la Caridad y Consolación. Destacar la crestería en que corona el Techo Palio con elementos Sacramentales como el pelícano.

Un total de 86 piezas de candelería componen la orfebrería del paso, en el que en un juego de cresterías sobre la mesa y los respiraderos, similares a los del palio.

En cuanto a los bordados de bambalinas y techo, al completo es una obra de Javier García y Martín Suarez de Jaén, diseño propio para la Hermandad y creación en estilo Neoclásico con elementos de inspiración barroca en consonancia con la orfebrería del paso, formando un conjunto uniforme entre el bordado y la orfebrería, con la intención de conferir una identidad característica al paso.

Destacan las líneas asimétricas, empleándose elementos principalmente vegetales compuestos por tallerías que no se enrollan sobre si mismas en espiral, recorriendo los paños de la bambalina desde el centro hacia los extremos logrando que la tallería forme simetría creando un único espacio acorde con las líneas de la crestería cincelada.

El diseño de cada una de las bambalinas parte de un motivo central, siendo el de la delantera como más importante una custodia, por el carácter sacramental de la hermandad. La trasera como motivo principal reseña la pureza de la Virgen, figurada en una jarra de azucenas. El bordado de las bambalinas laterales tiene como centro las advocaciones de la Virgen de la Cabeza como Patrona de la Diócesis y en la otra Ntra. Sra. de la Capilla como Patrona de la ciudad de Jaén. Son dos pequeñas imágenes bordadas en sedas, acompañadas de sus elementos característicos bordados en oro.

Destacan dentro de los elementos vegetales decorativos, las piñas y flores acompañadas de grandes hojas, muchas de ellas montadas al aire, confiriendo mayor sensación de volumen. Se entremezclan con la hojarascas, espigas de trigo y racimos de uvas, como elementos representativos de la Eucaristía.

El corte de las bambalinas va compuesto por formas curvas y rectas, todo ello rematado en fleco de tirabuzón entremezclado con flecos de bellota.

Los interiores de las bambalinas centran su atención en las letanías del Santo Rosario, destacando como principales las centrales de cada una de ellas den las que se destaca a María como Madre del Salvador y Madre de Cristo, el resto de las letanías van plasmadas en escrituras y formas figurativas, alternativamente, todas ellas enmarcadas en cartelas de gran volumen rodeadas de motivos vegetales, todo ello con el fin de alabanza de mayor gloria a María Madre de Dios.

El conjunto se acaba con el Techo de Palio en el cual se confiere la mayor importancia como motivo principal a la Gloria, diseño de Javier García Molina, en la cual se corona a la Virgen como Reina de Cielo y Tierra. Realizada en madera tallada policromada y estofada, siendo su creador D. Antonio Bernal Redondo. La escena va enmarcada por un gran destello en orfebrería, ejecutado por Orovio de la Torre.

El techo de palio, va todo rematado y enmarcado por una gran cenefa en la que destacan cuatro cartelas en las esquinas con imágenes de los cuatro evangelistas bordados en sedas, el resto de bordado es a base de motivos vegetales destacando los racimos de uvas, pámpanos y espigas de trigo, todos ellos alusivos a la Eucaristía.

La técnica empleada es el bordado en oro fino y el bordado en sedas. Los materiales principalmente son hilos de oro fino de distintos calibres y texturas, hojilla, lentejuelas y sedas. Se han empleado toda variedad de puntos existentes para ésta técnica destacando de entre ellos: cetilllo, ladrillo, media honda, cartulina, muestra armada y hojilla.

Para la ejecución de la obra se han empleado un total de cinco años, iniciándose en 2006 y finalizando en 2011.