Manifestaciones públicas

Vocal de manifestaciones públicas: Antonio Jódar

Diputada Mayor de gobierno: Idelfonso Peñas 

Diputado de tramo: Ildefonso Peñas

Diputado de tramo: Antonio Jódar

PROYECTO MANIFESTACIONES PÚBLICAS 2014/2015

El proyecto a desarrollar por la Vocalía de Manifestaciones Públicas, para el que contaré con la colaboración de la diputada mayor de gobierno, doña María Molino, y los diputados de tramo: don Antonio Jódar y don Ildefonso Peñas, será el siguiente:

– Organizar y velar por el buen desarrollo de las manifestaciones públicas que celebre la Hermandad, para lo cual:

– Diseñará y pondrá a la deliberación y aprobación, si procede, de la junta de gobierno los itinerarios por los que deberán discurrir el Vía Crucis de Jesús Salvador y el Rosario de La Aurora.

– Tendrá en perfecto estado de uso los equipos de sonido necesarios para el desarrollo de las procesiones.

– Organizará las procesiones en el interior del templo, y decidirá, tanto en el Vía Crucis como en el Rosario de La Aurora, las insignias estatutarias que deberán portarse en las mismas, así como el lugar que debe ocupar la presidencia y el resto de miembros de la junta de gobierno en las procesiones, entendiendo que el capellán irá detrás de la imagen junto a los vocales de cultos.

– Cuidará de que las recogidas en el templo de las procesiones (Vía Crucis y Rosario) se hagan con el mayor silencio y respeto, para lo cual se intentará que los hermano y fieles que acompañen alumbrando no accedan a la parte central delantera del presbiterio, dejando este espacio reservado para que lo ocupe la Comisión Permanente, el Guión de la Hermandad y el servicio de paso.

– Por lo que se refiere a la Estación de Penitencia, se pondrá especial atención al vestuario de los hermanos que participen en la misma, tanto de los nazarenos como de los acólitos, costaleros y mantillas, impidiendo el uso de calzado inadecuado en los primeros, y de vestidos o faldas en las señoras que vistan la mantilla que, a juicio de la diputada mayor de gobierno y de la camarera mayor, no estén acordes con la manifestación de penitencia en la que participan.

– Asimismo velará, contando con el prioste y capataces de paso, de la uniformidad y el buen orden de los costaleros durante la estación de penitencia. En este sentido, los costaleros que estén en el turno de descanso irán detrás de los pasos con la debida compostura y respeto, evitando en todo momento fumar o formar corrillo de tertulia.

– También buscará la colaboración del prioste y de los capataces para que las llamadas a los costaleros para levantar los pasos se hagan dentro del máximo respecto a nuestros Titulares, evitando, en la medida de lo posible, invitar a levantar los pasos a personas que estén presenciando la procesión, salvo que, a criterio del capataz, este considere que la persona que se invita merezca ese honor, por su devoción a las imágenes o por ser autoridad eclesial o civil, y siempre con el máximo respeto, eludiendo cualquier tipo de lucimiento personal o espectáculo.

– Asimismo advertirá a los directores de las formaciones musicales que participen en el desfile procesional, del buen orden que deben mantener los componentes de las mismas, debiendo evitar que estos fumen en la estación de penitencia.El proyecto a desarrollar por la Vocalía de Manifestaciones Públicas, para el que contaré con la colaboración de la diputada mayor de gobierno, doña María Molino, y los diputados de tramo: don Antonio Jódar y don Ildefonso Peñas, será el siguiente:
– Organizar y velar por el buen desarrollo de las manifestaciones públicas que celebre la Hermandad, para lo cual:

– Diseñará y pondrá a la deliberación y aprobación, si procede, de la junta de gobierno los itinerarios por los que deberán discurrir el Vía Crucis de Jesús Salvador y el Rosario de La Aurora.

– Tendrá en perfecto estado de uso los equipos de sonido necesarios para el desarrollo de las procesiones.

– Organizará las procesiones en el interior del templo, y decidirá, tanto en el Vía Crucis como en el Rosario de La Aurora, las insignias estatutarias que deberán portarse en las mismas, así como el lugar que debe ocupar la presidencia y el resto de miembros de la junta de gobierno en las procesiones, entendiendo que el capellán irá detrás de la imagen junto a los vocales de cultos.

– Cuidará de que las recogidas en el templo de las procesiones (Vía Crucis y Rosario) se hagan con el mayor silencio y respeto, para lo cual se intentará que los hermano y fieles que acompañen alumbrando no accedan a la parte central delantera del presbiterio, dejando este espacio reservado para que lo ocupe la Comisión Permanente, el Guión de la Hermandad y el servicio de paso.

– Por lo que se refiere a la Estación de Penitencia, se pondrá especial atención al vestuario de los hermanos que participen en la misma, tanto de los nazarenos como de los acólitos, costaleros y mantillas, impidiendo el uso de calzado inadecuado en los primeros, y de vestidos o faldas en las señoras que vistan la mantilla que, a juicio de la diputada mayor de gobierno y de la camarera mayor, no estén acordes con la manifestación de penitencia en la que participan.

– Asimismo velará, contando con el prioste y capataces de paso, de la uniformidad y el buen orden de los costaleros durante la estación de penitencia. En este sentido, los costaleros que estén en el turno de descanso irán detrás de los pasos con la debida compostura y respeto, evitando en todo momento fumar o formar corrillo de tertulia.

– También buscará la colaboración del prioste y de los capataces para que las llamadas a los costaleros para levantar los pasos se hagan dentro del máximo respecto a nuestros Titulares, evitando, en la medida de lo posible, invitar a levantar los pasos a personas que estén presenciando la procesión, salvo que, a criterio del capataz, este considere que la persona que se invita merezca ese honor, por su devoción a las imágenes o por ser autoridad eclesial o civil, y siempre con el máximo respeto, eludiendo cualquier tipo de lucimiento personal o espectáculo.

– Asimismo advertirá a los directores de las formaciones musicales que participen en el desfile procesional, del buen orden que deben mantener los componentes de las mismas, debiendo evitar que estos fumen en la estación de penitencia.